.

UTILIZACION DE VELAS


La palabra vela o cirio, procede del latín (candere) y su significado es brillar. Desde el tiempo de nuestros antepasados Amonitas, se han utilizado medios de iluminación para el interior de las casas y templos, así como también en casi todas las ceremonias de cultos y rituales de prácticamente todas las religiones tanto orientales como occidentales.



El Fuego tiene su propia vitalidad, por eso aporta energía al trabajo mágico, a la vez de que evoca una primitiva atracción hacia el poder de la luz para purificarse y protegerse del mal. El Fuego en sí es Luz, por lo que simboliza la iluminación espiritual y ayuda a sintonizarnos con los estados más elevados de la conciencia, además de que atrae a algunas entidades o espíritus. La llama de la vela también simboliza la esencia propia de la fuerza vital divina, la chispa que reside en el interior de todo ser viviente.





Desde la antigüedad se ha creído siempre que la luz de las velas disipaban al hombre de la oscuridad, del frío, y de los malos espíritus. El uso de las velas requiere también nuestro esfuerzo personal, no basta con encenderlas hay que poner tanta fe como lo hacemos cuando recitamos una oración. Las velas que se ponen en los altares deberían ser siempre blancas, altas y de parafina o de cera de abeja; dos es lo normal (una a cada lado), pero se puede poner también una (siempre en el centro), o las necesarias según el ritual que implementemos. Encender las velas debe ser el primer acto que debe realizarse en un ritual en un altar, y lo último que se hace es apagarlas. Hay que tener mucha precaución con el fuego motivo a veces de graves incendios. La mesa del altar debe ser preferentemente de forma rectangular aunque también pude ser cuadrada. Se cubrirá con un paño de altar que se utilizará única y exclusivamente para los rituales, si es posible de seda natural, de color blanco o del color que corresponda según la ceremonia o rito.



No hay inconveniente en poner sobre el altar imágenes o estatuas o figuras de nuestro Culto. El incienso se colocará también en el centro, delante de las imágenes. Si hay posibilidad, se debe destinar una habitación o estancia de la casa, única y exclusivamente para llevar a cabo los rituales mágicos.


No es recomendable hacer el ritual con la ropa de trabajo por estar ésta impregnada de tensiones y vibraciones negativas y por esta causa podrían obtenerse unos resultados contrarios al fin que se persigue. Sería conveniente utilizar ropa limpia y mucho mejor confeccionar una túnica blanca que se utilizará únicamente para los rituales, o al menos tener la precaución de tomar un baño antes de realizar el ritual o lavarse bien las manos con abundante agua y jabón. El incienso debe formar parte del ritual para crear una ambiente idóneo. Es muy conveniente también a la hora de hacer un ritual tener en cuenta las fases de la Luna. En el caso de que se solicite desarrollo, crecimiento o expansión, realizar el ritual en el período de crecimiento de la luna, entre la luna nueva y la luna llena. Si por el contrario se solicita disminución, decrecimiento o eliminación, realizar el ritual en el período de luna menguante, desde la luna llena al cuarto menguante.
Category: 0 comentarios

No hay comentarios:

Entradas más vistas

CONSULTAS:

Orientacion profesional, temas de cambio de vida, coaching terapéutico, lectrura del Tarot, sanación con imposición de manos, lectura del Tarot Egipcio Antiguo, videncia.


Horario de Atención:
Lunes a Viernes 10 a.m. - 7 p.m.

DATOS DE CONTACTO:
Lic. Monika
El Ángel de la luz.
e-mail: monica@angelyluz.com
Teléfono: 3654114


DEPÓSITOS

Banco de Crédito
Número de cuenta: Ahorros en soles 193-19699237-0-17
Realizarlo por transferencia bancaria o en agentes BCP.